martes, 15 de agosto de 2017

24 Experiencias



Hace cuatro meses escribí un post sobre el tema de la edad y como es que me sentía en ese momento ya que en ese entonces acaba de cumplir mis 24, pasaba por una etapa dolorosa y meditaba si ya había madurado (lo cual he de mencionar que soy un poco más maduro que el resto de los chicos de mi edad), resulta que en abril me escribí estos párrafos, fue justo fue mientras espera mi vuelo para ir a la ciudad de México, estas lineas que después de 4 meses encontré en los borradores de mis notas me cayeron de maravilla cuando las vi hace unos días y como de costumbre se los quiero compartir...










Por: Leonard Barthing  17/04/17


Ahora que tengo 24 y aunque para mí suena raro decirlo me siento viejo a mi edad, siento que estoy desperdiciando mucho tiempo, a veces tratamos de vivir la vida de los demás antes de la nuestra, hace dos semanas que fue mi cumpleaños y estuve algo triste, pues recordé que no todos los que esperaba ver allí conmigo estuvieron, creo que ya estoy comenzado a comprender más y más cada situación de mi vida diaria aunque sea difícil.

Pero agradecí lo mucho que era tener un día mas y pedí por aquellos que ya no estaban a mi lado, para que donde quiera que estuvieran me pensaran y me enviaran sus mejores deseos.


Hoy sentado en una silla plástica mientras ordeno mi café y un croissant en la sala de espera del aeropuerto, hago un tiempo para describir lo que me pasa por mí mente; esperó mi vuelo hacia la ciudad de México me siento muy tranquilo como un domingo por la mañana, es la segunda ves que viajó completamente solo, pero en esta ocasión aún más pues aun tengo estos estragos de mi situación pasada así que decidí apartarme del todo de mis amigos y familiares (necesitaba un detox social y emocional). 

Este viaje es bien sabido que es de trabajo, pero la verdad es que lo aprovechó para tener tiempo a solas, tener un date conmigo mismo, consentirme, regalarme algo y hasta hacerme reír mientras veo una película en la que será mi habitación durante estos días.

  Ahora que tengo 24 años me doy cuenta de las muchas cosas que he aprendido, de que todo pasa por alguna razón en especial, que todos los errores son lecciones, que todos los regaños son regalos, que estar solo no es más que una oportunidad más de consentirme.

Aprendí que mis caídas son definitivamente las lecciones más poderosas, que mis jefes son los mejores maestros, que los amigos se vuelven familia, que tu familia se convierte en parte de un equipo y todos se apoyan durante esta carrera que llamamos vida y que el amor no siempre es eterno, pero puedes cultivarlo para que perdure y es lindo lidiar con experiencias gratas o malas para ir formando nuestro carácter.








Aprendí a decorar mi interior antes de decorar mi personalidad con ropa de marca.

Aprendí a amar sin condición.

Aprendí a leer asaborar cada párrafo, cada renglón y frase.

Aprendí a soltar y dejar ir aunque obvio no es sencillo y mucho menos cuando no lo quieres hacer.

Aprendí a saciar mis necesidades emocionales y espirituales.

Aprendí a decir no y sin culpa.

Aprendí a pensar en quien amo sin tanto dolor.

Aprendí que viajar es cuestión de decisión no de dinero.

Aprendí que la gente que camina a tu lado por mas extraño que sea puede ser uno de tus mejores  amigos.

Aprendí que un canción me puede poner muy triste y hacerte recordar cosas pero al mismo tiempo hay otras que te ponen muy feliz.

Aprendí que ir a un antro o fiesta no están malo mientras salgas con la gente indicada.

Aprendí a comer mas sano y no odiar las verduras.

Aprendí a cuidar mi físico.

Aprendí a bailar más ritmos de música.

Aprendí que escribir me ayuda a canalizar mis sentimientos y que puedo ayudar a otros.

Aprendí a vivir sin ti sin dolor y a extrañarte sin llorar.

Aprendí a lograr metas y celebrarlas yo solo.

Aprendí a ir al cine, al teatro, a una cena o a una cafetería sin esperar a que alguien me acompañe.

Aprendí a no tenerle miedo a mis sueños y lograrlos.

Aprendí que cada amor en mi vida es un maestro que llega a enseñarme lo que tengo que aprender y luego se va cuando he aprendido todo lo que me tenia que enseñar.

Aprendí a ser agradecido.

Aprendí a perdonar sin que me pidieran perdón.

Aprendí a extrañar con amor y no con dolor.

Aprendí a valorar mas cada aspecto de mi vida.

Aprendí a querer a todos los que me rodean.

Aprendí que la vida es fácil pero uno la hace complicada.

Aprendí a confiar en si mismo.

Aprendí a comer sin culpa los domingos.

Aprendí que no todos somos iguales así que debemos respetar los puntos de vista.

Aprendí a seleccionar mis pensamientos.

Aprendí a soñar despierto.




Aprendí a muchas otras cosas pero lo mas importante es que aun tengo un largo camino más para aprender muchas otras nuevas experiencias, también aprendí que lo que viví y tengo hasta el dia de hoy me ayudara a recordarlo el resto de mi vida y no volver a cometer los mismo errores, y aunque  24 años suenen pocos se que aun me faltan muchos años más para aprender y que tal vez lo mejor de mi vida no ha pasado, así que tengo la firme convicción de que dentro de muy poco va a suceder algo increíble en mi vida…



Con amor








FOTOGRAFIAS: Proyectos Monterrey 



Recomendación de la semana: 












No hay comentarios :

Publicar un comentario